Acompañante terapéutico: ¡Una carrera con futuro!

Ayudar a las personas y ofrecerles acompañamiento terapéutico puede ser una opción maravillosa para que superen una etapa difícil por la que están atravesando, pero a su vez implica de una preparación para ello.

Ser acompañante terapéutico requiere de una formación específica. Y es que los servicios que ofreces se basan en estrategias terapéuticas que ayudan a pacientes y familiares a que su día a día sea más placentero.

Desde WebFVEA te animamos a que te adentres en este maravilloso mundo y te aventures en la carrera de acompañante terapéutico. Y es que más allá de la vocación que debes tener y las ganas de ayudar a la gente, se trata de una carrera de futuro.

Descubre qué es un acompañante terapéutico y cuáles son sus funciones, qué necesitas para formar parte de su plan de estudios, así como las diferentes aplicaciones que tiene.

Acompañante terapéutico: ¡Una carrera con futuro!

¿Por qué ser acompañante terapéutico?

Los acompañantes terapéuticos son aquellos individuos cuya función es ayudar a personas que padecen ciertas patologías psiquiátricas, psíquicas, físicas y/o discapacidades (momentáneas, crónicas, terminales). El objetivo de su trabajo es conseguir su resocialización y que no abandonen nunca el tratamiento que se lleva a cabo.

Un acompañante terapéutico se encarga de que los pacientes vuelvan a sentirse importantes en su entorno aceptando su situación.

La labor de estos profesionales forma parte de un equipo terapéutico que estará supervisado en todo momento, y que engloba a todo tipo de pacientes y familiares de estos.

Qué funciones se realizan como acompañante terapéutico

Con el fin de facilitar a los pacientes una mayor autonomía en todas las parcelas de su día a día, reestablecer sus vínculos anteriores y que no se sientan estigmatizados socialmente, las diferentes funciones que lleva a cabo un acompañante terapéutico son:

  • Motivar al paciente y fomentar la importancia de seguir el tratamiento establecido para que supere sus patologías. Para ello, los acompañantes terapéuticos ayudan a superar los cambios emocionales de los pacientes, haciéndoles entender por qué es necesario cada paso que dan.
  • Favorece la socialización del paciente. Mediante actividades recreativas, educativas, e incluso laborales, el acompañante terapéutico refuerza este aspecto de los pacientes, generando contextos desconocidos para él.
  • Ser empático y entender en todo momento los pensamientos y sentimientos del paciente.
  • Mejorar su calidad de vida. El acompañante terapéutico reduce los factores de riesgo y fomenta los protectores.
  • Potenciar las capacidades del paciente a través de actividades con el objetivo de mejorar su estado anímico.
  • Controlar situaciones interpersonales en las que el paciente o su entorno pudieran acabar perjudicados.

Estas son algunas de las funciones generales de las que se encarga un acompañante terapéutico. Sin embargo, cada paciente requerirá de un tratamiento específico que se centrará en una parcela concreta para su trabajo y refuerzo.

La carrera de acompañante terapéutico: qué es

La carrera de acompañante terapéutico no se trata de un grado en sí, sino de una tecnicatura con una duración de 3 años.

Atravesar por esta tecnicatura es un requisito indispensable para poder tratar de manera profesional con aquellas personas que requieren de un acompañante terapéutico.

Para ser acompañante terapéutico, antes de comenzar la carrera, deberás realizar un curso de nivelación (puede ser correlativo a la carrera), que también será necesario para poder ejercer en el futuro.

Durante los tres años que dura la carrera de acompañante terapéutico irás adquiriendo las aptitudes, habilidades y competencias que te permitirán ser un profesional capacitado.

Entre los diferentes aspectos que irás adquiriendo en una carrera de futuro como es la de acompañante terapéutico se encuentran:

  • Conseguir las competencias necesarias que te permitan formar parte de un equipo interdisciplinario de salud con un rol de auxiliar asistencial. Entre esas competencias podrás desarrollar tareas tanto en fases diagnósticas, como en el propio tratamiento, en etapas evolutivas o problemáticas, entre otros.
  • Capacidad para poder emplear aquellos instrumentos tanto teóricos como técnicos para que la práctica profesional auxiliar sea la adecuada según el contexto de tu país.
  • Conseguir desarrollar aquellas habilidades que favorezcan el correcto desempeño de tus actividades profesionales: acompañamiento de los pacientes, favorecer su socialización, insertarlo en la vida cotidiana a través de recursos saludables, etc.
  • Adquirir aquellas actitudes y aptitudes necesarias para ser un promotor de la salud y la acción social en tu función interdisciplinaria, sea cual sea tu área. Sin embargo, no tendrás la potestad de determinar el tratamiento médico, ni ser el responsable que lo dirija. Las labores como acompañante terapéutico siempre estarán supervisadas.

A grandes rasgos estos son los conocimientos que irás aprendiendo durante el transcurso de tu carrera como acompañante terapéutico. Sin embargo, no hay nada como introducirse en la tecnicatura para ir nutriéndote de los diferentes aspectos que acabarán convirtiéndose en tu día a día.

Cómo debe ser un acompañante terapéutico

Para introducirte en esta carrera tienes que sentir que realmente quiere formar parte de ella, y que quieres realizar las labores de acompañante terapéutico pese al esfuerzo que requiera.

Estudiar la tecnicatura de acompañante terapéutico va dirigido a todas aquellas personas que:

  • Estén interesadas en la colaboración activa con otras personas, potenciando su reinserción tanto social como familiar. En algunos casos incluso con ellos mismos.
  • Su vocación es la de fomentar una calidad de vida repleta de mejoras en personas que realmente lo necesitan.
  • Tengan un verdadero interés en formar parte de un trabajo interdisciplinario, en el que colaborará con diferentes agentes y/o en diferentes ámbitos y áreas.

Qué salida laboral tiene un acompañante terapéutico

Ya te hemos dicho que se acompañante terapéutico es una carrera de futuro. Sin embargo, no conocer las diferentes opciones que tienes puede que te haga pensarte un poco si quieres optar por ella.

Las diferentes salidas laborales a las que optas con la carrera de acompañante terapéutico son:

Trabajar en servicios públicos

Todos aquellos lugares en los que se opta por los tratamientos psiquiátricos que nada tienen que ver con el internamiento y son de la sanidad pública. Es decir, aquellos espacios que no sean considerados como manicomios.

Trabajar en instituciones destinadas a la internación psiquiátrica

La función del acompañante médico en este tipo de centros es reducir los tiempos de internación de los pacientes.

Trabajar en el sistema privado

En aquellos centros que no tengan por qué estar cubiertos por la Seguridad Social.

Trabajar en la actividad asistencial privada

Como asistente de un psicólogo o psiquiatra, en el acompañamiento diario de personas con problemas severos, cuidados domiciliarios, etc.

No olvides que tu función como acompañante terapéutico no acaba en el paciente que requiere de tu ayuda, sino que es posible que también tengas que aplicar tus conocimientos con los familiares para que puedan atravesar el periodo del tratamiento de la forma idónea.

Ser acompañante terapéutico es algo necesario en nuestro día a día y, que en ocasiones no se encuentra con el personal capacitado para ello. Si te gusta esta rama de la psicología, no dudes más, esta es tu carrera.

Si ya te estás formando como acompañante terapéutico, o bien ya lo eres, comparte tu experiencia en los comentarios con nosotros. Nos gustaría saber cuál es tu opinión respecto a esta labor, y seguro que ayudas a mucha gente a introducirse en este maravilloso mundo.

Acompañante terapéutico: ¡Una carrera con futuro!
4.5 sobre 4 votos
Formación a Medida ¿Qué Necesitas Estudiar?INICIAR ASISTENTE